01 septiembre 2005

Esperando un lider

La ciudadanía se hipersensibiliza ante un gran desastre o catástrofe natural, cualquiera sabe que es entonces cuando los líderes políticos se la juegan de verdad. Cualquiera sabe que no es demasiado lo que hay que hacer -como mínimo- inmediatamente: estar en el lugar de la tragedia, expresar la solidaridad con las familias de las víctimas, manifestar el compromiso del Estado para aliviar la situación inmediata de los afectados, anunciar medidas a medio y largo plazo para la reconstrucción de la zona.

Sin embargo, no deja de ser sorprendente el hecho de que todavía queden presidentes que no hayan aprendido esta lección tan básica, más aún en un país como Estados Unidos en el que el patriotismo y la competencia entre los medios promueven portadas y titulares como este.

Habrá quien considere que este mensaje supone una exageración, habrá que verlo cuando se evaluen los daños. En todo caso, si parece evidente la capacidad que tiene una frase como esta de impregnar el sentimiento de la mayoría de los habitantes de Estados Unidos.

Conviene también recordar la existencia de ciudadanos, políticos y medios de comunicación que no se conformarán con lo mínimo, que no se preocuparán únicamente por las consecuencias sino también por las causas. El verdadero liderazgo se demuestra cuando quien representa a la ciudadanía es capaz de satisfacer las necesidades afectivas inmediatas de sus representados, pero poniendo también en marcha medidas e iniciativas que impidan que lo que ha ocurrido vuelva a suceder.

Cuando no se actúa así se acumula un descontento sordo y muy duradero, una especie de sabor amargo y generalizado provocado por la sensación de que se eligió a alguien que, por falta de sensibilidad o altura política, es incapaz de estar a la altura de las circunstancias.

Ayer por la noche, George Bush se dirigió a la nación. Hoy puede leerse en el NY Times puede un durísimo editorial bajo el título "Esperando un lider". Extractos: "Bush dió ayer uno de los peores discursos de su vida [...] En lo que parece un ritual de su administración compareció un día tarde [...] Nada indica en la intervención del Presidente que haya comprendido la profunidad de esta crisis [...] Desde los medios locales al National Geographic han sido innumerbales las llamadas de atención sobre la insuficiente preparación de New Orleans -que está bajo el nivel del mar- para afrontar una inundación [...] Podría reconfortar el hecho de que Bush anunciase que América será "un lugar más fuerte" para afrontar esta crisis [...] Pero desde que la Casa Blanca no admite que existe el calentamiento global las posibilidades de liderazgo parecen mínimas"

[ver editorial]

2 Comments:

Blogger viramundeando said...

Sólo un dato: cuando Katrina estaba llegando a Nueva Orleans, la Administración Bush hizo una recomendación a sus ciudadanos: rezar. Sin comentarios

5:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Lastima que sea una página que esta bien, aunque quieren que hagamos comentarios sólo en algunos artículos y en otros no.

En fin, cosas de la libertad de expresión mal entendida

4:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home