04 julio 2008

37, la apertura

Entrar en el 37 Congreso es recordar la fecha en que decidí hacerme militante del Partido Socialista. Sucedió en 1996, en la noche de las elecciones generales. Pertenezco a una generación de españoles que nació junto a la democracia de nuestro país. Nací en 1975, una suerte: en mi memoria sólo hay espacio para la libertad. No hemos vivido una guerra. No hemos vivido bajo ninguna dictadura. No sabemos lo que es pasar hambre. Crecimos en barrios que celebraron como una fiesta la victoria de Felipe González de 1982. Ahí mi se me mezclan las imágenes: la televisión en blanco y negro, la radio, los cláxones de los coches en la calle, la sonrisa de mi madre, mi padre levantándome del suelo hasta el techo.... "Por el cambio", y España despegó.

En 1996 la sensación era muy otra, tocaba comprometerse y lo hicimos. Asumimos el reto. Impulsamos las movilizaciones sociales que culminaron en la victoria del Partido Socialista en 2004. El 14 de marzo que marcó nuestra vida. La primera generación de esta democracia, la generación de socialistas que creció con Felipe y maduró políticamente con Zapatero, es también la generación del "no nos falles".

Al entrar en el Plenario uno se encuentra con más de mil personas. Cada una contiene su propia historia, pero todas y todos compartimos puntos de encuentro, puntos donde cristalizan nuestros valores, nuestros principios. Son los puntos de partida del debate, del voto libre y democratico, que dará vida al proyecto y la dirección política, para los próximos cuatro años, del que es el primer partido de nuestro país, por historia y por respaldo electoral.

Fotograma de "Cinema Paradiso".
Escrito mientras escuchaba "we are all made of stars" de Moby.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger TERESA said...

Un link, luego otro, y no se ni como, llego hasta aquí.
Esa cara, entre bohemio y conquistador, no puede ser otro, claro, Pablo¡¡¡¡
Cuanto tiempo sin saber nada de ti, cuantos buenos ratos de universidad, o de cafeteria, debería decir.
Tu blog dice que no has cambiado mucho, siempre en las mismas guerras, como en aquellos años, aunque estabamos en batallas distintas.
Parece que a veces ganaste tu y otras yo.
Que alegría haberte encontrado de nuevo y ver que sigues siendo el mismo.
Prometo pasarme por tu blog, para leer esas cosas que se te pasan por la cabeza, lástima que no podamos discutirlas como antes.

¿Aún no sabes quien soy?

Besos,

TERESA

12:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home