02 diciembre 2008

Modiano, en el café de la juventud perdida

"Entonces, a lo mejor lo que pasó fue que se apostó allí día tras día, noche tras noche, en su mesa, con la esperanza de volver a encontrarlo en aquel lugar que era el único punto de referencia entre ella y el desconocido.  No había otra forma de localizarlo. Ni dirección. Ni número de teléfono. 

Sólo un nombre. Pero también es posible que hubiera ido a para allí por casualidad, como yo. Andaba por el barrio y quería guarecerse de la lluvia.

Siempre he recído que hay lugares que son imanes y te atraen si pasas por las inmediaciones. Y eso de forma imperceptible, sin que lo malicies siquiera. Basta con una calle en cuesta, con una acera al sol, o con una acera a la sombra. O con un chaparrón. Y te llevan a ese lugar, al punto preciso en el que debías encallar"

Palabras de Patrick Modiano, en su obra "En el café de la juventud perdida"
Fotograma del post "Adicted to love"
Posteado mientras escuchaba "Last train to werever" de Telepopmusik

1 Comments:

Blogger Javier Cercas Rueda said...

A mi me ha gustado que sea breve, que esté bien contada, el juego de narradores y deambular literariamente por el París de los 60 (auténtica co-protagonista del libro), ahora bien, la historia es bastante rarita en fondo y forma y puede desconcertar a lectores convencionales que busquen tramás más precisas y menos fragmentarias. Es un libro amargo.

4:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home