08 septiembre 2009

Francesca Woodman

Fotografiar es capturar. Y las imágenes de Francesca Woodman tienen, para mí, algo de psicofonía íntima, de esoterismo experimental con poso depresivo.

Una niña creciendo en familia de artistas, aprendiendo a jugar con las imágenes, a traspasar objetos, acercándose, entre 10.000 negativos, al amor imposible y al suicidio. Ocurrió cuando apenas tenía 22 años.

Hoy, en la Galería de "La fábrica" -Alameda 9, Madrid-, se inaugura una exposición tuya. Ir, conviene, verás...

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Ireth said...

Grandísima Francesca Woodman. La adoro, un saludo :)

7:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home