14 septiembre 2007

el angel perseguido


Anoche pude ver en el cine “Al final de la escapada”, la primera película de Godard, protagonizada por Jean Paul Belmondo y Jean Seberg.

Ella es, en mi opinión, el más frágil de los ángeles caídos en la historia del cine. Icono de la nouvelle vague, fue considerada por los dirigentes más conservadores de la política norteamericana como una amenaza al modo de vida de ese país. J. Hoover, cabecilla del FBI, emprendió contra ella una terrible campaña de desprestigio que desembocó en la muerte del hijo de Jean y el posterior suicidio de la actriz.

Su cuerpo descansa en el cementerio de Montparnasse, en Paris. Pero su alma parece anidar entre los fotogramas de esa película. Cosas que pasan. A veces miramos a alguien y callamos, sabiendo que el momento es único, callamos. Ni siquiera nos atrevemos a pensar, todos los esfuerzos se concentran en abrir el foco de la memoria futura. Cuando se es testigo de un fugaz esplendor, brota el erotismo. Cuando se aspira a más, nace el amor. Supongo que todos hemos sentido algo parecido, pero fue Godard quien atrapó el instante.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Diego Fernández Magdaleno said...

Maravillosa, Seberg.
Saludos,
Diego

11:15 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home